Las monedas digitales de los bancos centrales, una forma de pago inminente  

2021-07-22T23:03:52+02:00 6 de agosto de 2021|Tu dinero|

El auge de las criptomonedas como el bitcoin en los últimos años está propiciando que las entidades bancarias como el Banco Central Europeo o la Reserva Federal de Estados Unidos, inicialmente reacias a implantarlas, estén estudiando la posibilidad de emitir monedas digitales que se utilizarían por ciudadanos y empresas como forma de pago y en transacciones habituales.

El bitcoin, por ejemplo, alcanzó un valor de 59.000 dólares a principios de 2021, demostrando que actualmente los inversores son los que quieren tener el poder sobre el destino de sus ahorros. En este artículo se investiga a fondo la naturaleza de este tipo de monedas, que podría revolucionar la forma de comprar o adquirir productos en internet.

La digitalización es uno de los aspectos clave para el desarrollo y competitividad de empresas e instituciones. En el caso de las entidades bancarias, actualmente es vital contar con servicios actualizados en aspectos de banca digital, pago por móvil o asistencia en línea, que permitan a los clientes tener toda la libertad para realizar sus operaciones.

 

Las monedas digitales: fiables, competitivas y regulada

Las monedas digitales o CDBD (Central Bank Digital Currency) son una modalidad de dinero digital diferente de los saldos en la reserva tradicional o las cuentas de liquidación. Su origen está en los bancos centrales, que quieren emitirlas para que los usuarios y las empresas puedan formalizar cualquier forma de pago en cuestión de segundos.

El principal beneficio de este sistema es que permitiría aprovechar la tecnología ‘blockchain’, que comparten con las criptomonedas, para conseguir que la liquidez generada en las operaciones pudiera intercambiarse de forma segura sin someterse a las fluctuaciones del mercado. El Banco Internacional de Pagos (BIS) define 14 características de estas monedas digitales, que contarían con un gran nivel de cobertura legal y estabilidad en el momento de la emisión.

En primer lugar, estas tendrían los mismos valores de conversión y valor que el dinero físico, lo que simplificaría las transacciones. También podrían utilizarse para cualquier tipo de pago online u offline a cualquier hora. El coste sería bajo y casi nulo en los momentos de creación y distribución del dinero digital, pero también sería un sistema seguro frente a ciberataques, disrupciones o caídas del sistema. Por último, podrían intercambiarse entre distintos sistemas bancarios, lo que tendría grandes ventajas en el momento de pagar durante los viajes o en distintos países.

Esta forma de pago serviría para combatir el auge de las criptomonedas, proporcionando un extra de seguridad y legitimidad legal a los clientes y ofreciéndoles una gran privacidad para que pudieran completar sus compras sin que otras personas pudieran interferir en cualquier momento.

La contrapartida está en que serían los propios bancos centrales los que guardarían las operaciones en sus bases de datos al momento, accediendo a información clave como el origen de cada movimiento o su destino. Esto les ayudaría a descubrir irregularidades y posibles fallos en el sistema, pero también provocaría que estos estuvieran desprotegidos en el caso de que se produjera un fraude bancario a gran escala.

 

La llegada de las monedas digitales: el desafío de los bancos centrales

La irrupción del coronavirus, los avances informáticos y la fuerza del bitcoin son los tres factores que han llevado a los bancos centrales a dar un paso adelante y presentar las primeras pruebas de las monedas digitales a partir de mayo.

El primer país que podría implantar este tipo de dinero digital es China. El gigante asiático comenzó a experimentar con una iniciativa de 2014, en la que hacía pruebas masivas en ciudades como Shenzhen, Chengdu o Hangzhou; pero será en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín donde se comprobará si los turistas pueden alojarse en hoteles con las monedas digitales (o el renminbi digital), o incluso disfrutar de sus comidas favoritas en los restaurantes de la ciudad.

El Banco Central Europeo también lleva un tiempo preparando la emisión del euro digital y las pruebas empezarán en verano. Las 8.000 respuestas que recibió la encuesta pública sobre esta moneda digital ha permitido que la institución prepare todas las herramientas necesarias para que vea la luz en 2025. Será el Parlamento Europeo el que tomará la última decisión, pero los dirigentes de los países miembros ya han garantizado su voto positivo a la iniciativa.

Otro de los países asiáticos que ha tomado la delantera es Japón, que con su renovado yen digital pretende ofrecer un complemento al dinero físico en los meses que están por venir. En el otro lado del estaría la Reserva Federal de Estados Unidos, que no empezará a tramitar su moneda digital hasta el tercer trimestre del año, aprovechando una tecnología de código abierto en la que ya trabajan distintas empresas del sector privado.

La situación es propicia para el nacimiento de esta forma de dinero digital. Aunque muchos especialistas han comparado la llegada de estas monedas digitales con una “carrera espacial” o con la “Guerra Fría” del siglo XXI, la realidad es que los esfuerzos de todos los bancos centrales permitirán perfeccionar una forma de pago directa, cómoda y legal del que se beneficiarán los ciudadanos y las empresas de todo el mundo.

 

Caixa Popular apuesta por la digitalización de su entidad

Uno de los retos más importantes para una empresa en los últimos años es la digitalización de su actividad. La venta online de productos, el contacto con los proveedores o las reuniones a distancia se han convertido en algo habitual, por lo que es necesario contar con herramientas y servicios que faciliten el proceso desde el comienzo.

Este es el caso de Ruralvía mi negocio, la app móvil de Caixa Popular que permite a emprendedores, autónomos y empresas gestionar y controlar su negocio con total comodidad. La aplicación permite organizar facturas, consultar al instante la evolución de ingresos y gastos o disfrutar de un servicio gratuito de multidivisa diseñado para que los clientes paguen en su moneda en cualquier lugar del mundo.

La entidad financiera valenciana cuenta con muchos más servicios y productos que pueden ayudar a un negocio a internacionalizar su actividad, con documentación y guías para conocer mercados emergentes; información sobre el entorno jurídico que se van a encontrar, tramitación de exportaciones o soluciones financieras para cualquier inconveniente. Este formulario pone en contacto a las empresas con los profesionales de Caixa Popular, para que puedan resolver sus dudas y dar sus primeros pasos hacia la exportación.

 

 

 

 

Deje su comentario

X