COP26: RESUMEN DE LA ÚLTIMA CUMBRE DEL CLIMA

2022-01-17T11:30:19+01:00 18 de enero de 2022|ambiental, Dejando huella|

El pasado mes de noviembre tuvo lugar en Glasgow la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, más conocida como COP26. Un evento que reúne a casi 200 países para acordar las medidas que se llevarán a cabo para combatir el cambio climático que, según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático, algunos de los cambios sufridos por el planeta son irreversibles.

¿Qué significa COP 26?

COP 26 es el nombre designado para la conferencia anual sobre el cambio climático que tuvo lugar este año en Glasgow. Las siglas COP significan Conference of the Parties, traducido al español por “conferencia de las partes”. Mientras que el número 26 hace referencia a la edición, en este caso a la vigésimo sexta.

La organización de la cumbre del clima

Los orígenes de lo que hoy conocemos como la Cumbre del Clima se remontan a 1992, cuando la ONU organizó una convención para advertir a los países participantes sobre los efectos del hombre en el medio ambiente.

A partir de 1995, las Naciones Unidas son las encargadas de organizar anualmente la COP, reuniendo a los principales países para prevenir los efectos del hombre en el medio ambiente.

Los participantes de la COP 26

Más de 190 líderes mundiales y representantes gubernamentales, empresas y ciudadanos se dieron cita el pasado noviembre en la Conferencia de las Partes, COP26, que tuvo lugar en Glasgow.

Un año antes de que las Naciones Unidas organizaran la primera Cumbre del Clima, ya se llevaron a cabo las primeras pinceladas para diseñar un plan de acción que redujera las emisiones contaminantes y frenara el calentamiento global. En es año, 1994, la mayor parte de los países accede y apoya la creación de las cumbres del clima.

A partir de 1995, los países se dan cita de manera anual para revisar las previsiones pactadas el año anterior e ir modificando los compromisos de cada país

Las COP más destacadas hasta la fecha

Dos cumbres son las que se recuerdan por el encima del resto: la COP3 y la COP21. La primera de ellas se celebro en el año 97 en Kioto, dando nombre al protocolo más famoso de todas cumbres, el protocolo de Kioto. En la segunda, la COP21 en el año 2020, fue cuando salió adelante el famoso Acuerdo de París.

La COP3 y el Protocolo de Kioto

En 1997 se creó el protocolo de Kioto con el fin de frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. Su objetivo consistía en reducir un 5% las emisiones totales de dióxido de carbono y otros gases contaminantes entre 2008 y 2012.

Por desgracia, el resultado en 2012 no fue el esperado y un año después, en 2013, se amplió el plazo hasta 2020 con la esperanza de cumplirlo. En estos años, las Naciones Unidas instaron a los países más industrializados a reducir en un 18% sus emisiones de gases efecto invernadero.

La COP21 y el acuerdo de París

En el 2015 se celebró la COP21 en la capital francesa y en ella tuvo lugar la firma del Acuerdo de París. Un hito en la historia de las cumbres climáticas, ya que la totalidad de sus participantes acordaron reducir las emisiones contaminantes con el fin de frenar el calentamiento global.

En concreto, las principales potencias se comprometieron a impedir la subida de temperatura media del planeta en 2 grados centígrados en el largo plazo. Cierto es que este acuerdo no se está cumpliendo y se calcula que en 2040 se alcanzará el límite de los 2 grados centígrados, si continuamos con el ritmo actual de consumo y producción. En la actualidad, ya hemos aumentado la temperatura del planeta en 1,1 grados centígrados.

Resumen de la cumbre del clima 2021

En su vigésimo sexta edición la COP de Glasgow tenía como objetivo conseguir que los países participantes firmaran un acuerdo con medidas concretas para combatir el cambio climático. Finalmente y tras 12 días de cumbre, los casi 200 países que la conforman se comprometieron a “intensificar esfuerzos”.

En la declaración final, las Naciones Unidas invitaron a los gobiernos a regresar en 2022 con planes y objetivos más detallados para frenar las emisiones contaminantes, así como a los países más ricos a duplicar su contribución para proteger a las naciones más vulnerables del cambio climático.

No debemos olvidarnos de que si de algo se habló durante la Cumbre del Clima fue del tiempo limitado del que disponemos para actuar. Los científicos coinciden en que si no frenamos el calentamiento global, los desastres naturales aumentarán su frecuencia e intensidad. No será hasta la COP 27, cuando podamos comprobar si las buenas intenciones que se han manifestado en esta cumbre se llevan a cabo.

Deje su comentario

X