Emprende

AUTÓNOMO O SL: elige la mejor figura JURÍDICA para tu negocio

14 Dic 2021

¿Eres autónomo y estás pensando en cambiar la forma fiscal de tu negocio? Repasemos todas las diferencias, características y beneficios de cada una de ellas para que puedas tomar la mejor decisión.

¿Debo pasar de autónomo a SL?

Quizás sea el momento de cambiar de forma jurídica y constituir tu propia SL si llevas varios años trabajando como autónomo y estás viendo crecer tu negocio. Sin embargo, pasar de ser una persona física a una persona jurídica no es una decisión fácil, debemos tomarla con toda la información necesaria.

Debes valorar si vas a sacar provecho a las ventajas que ofrece ser una sociedad limitada. Si, por ejemplo, quieres ampliar tu empresa, pasar a ser una SL puede ser una buena decisión, porque las sociedades limitadas tienen acceso a mejores oportunidades de financiación que los autónomos.

También es muy importante que analices la cuenta de resultados de tu negocio, para saber si los beneficios fiscales de una SL te benefician. En una asesoría, un experto evaluará si tu base imponible supera los 41.400 euros. Si es así, el cambio hacia una SL puede resultar ventajoso, ya que, a partir de ciertos ingresos anuales, la cantidad a pagar de IRPF se iguala a la del impuesto de sociedades (25%).

En conclusión, hemos visto que el momento idóneo para pasar de autónomo a SL es cuando tu negocio es sólido y cuenta con ingresos elevados y constantes a lo largo del tiempo.


¿Es mejor una forma jurídica que otra?

Cada forma jurídica se ajusta a las necesidades de un tipo de empresa, con diferentes volúmenes de negocio, por lo que ninguna es mejor o peor, sino más adecuada a cada caso. A una actividad de un solo empleado, con unos beneficios anuales discretos, le interesa desarrollarse bajo la figura de trabajador autónomo, mientras que a una pyme a con varios empleados y 120.000 euros de beneficios anuales, le interesa dar el paso y constituirse como SL, por los beneficios que comporta, como veremos a continuación.

Cabe tener en cuenta que tener una sociedad limitada conlleva más quebraderos de cabeza en materia de contabilidad. Hagamos un repaso de la documentación requerida para cada una de las formas jurídicas:

El trabajador autónomo debe tener en regla tres documentos:


  • Un libro de registro de las facturas emitidas.

  • Un libro de registro de las facturas recibidas y los gastos.

  • Presentar las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF.


  •  


Por su parte, una sociedad limitada, además de contar con los registros anteriores, debe tener al día dos grandes informes:

 


  • Un libro de cuentas anual donde queden reflejados los balances, las pérdidas y las ganancias

  • Una memoria de actividades


  •  


Como en el caso de cualquier otra decisión importante, debemos sopesar todos los pros y contras que conllevaría dejar de ser autónomo para constituir una sociedad limitada, ya que este paso significa dejar de ser una persona física y convertirse en una jurídica, en términos fiscales y jurídicos.


Otras diferencias entre un autónomo y una SL

Las diferencias en cuanto a responsabilidad social ante terceros son muy significativas. La responsabilidad del autónomo es ilimitada y la de la SL, como su propio nombre indica, es limitada.

Por tanto, en el caso de tener que hacer frente a deudas frente a terceros, el autónomo debe responder con todo su capital personal. Mientras, ante las mismas circunstancias, una sociedad limitada respondería exclusivamente con su patrimonio, respetando los bienes personales y familiares de los socios implicados.

Otra de las grandes diferencias entre ser autónomo o constituir una SL está en el capital social mínimo. Para darse de alta en el régimen de trabajadores autónomos sólo es necesario rellenar la documentación requerida, pero para constituir una SL es obligatorio contar con un capital financiero mínimo de 3.000 euros. En el caso de una Sociedad Anónima el capital aún es todavía mayor: puede constituirse a partir de 60.000 euros.


Seas autónomo o tengas una SL, en todas las entidades de Caixa Popular tenemos soluciones de financiación ajustadas al tamaño y objetivos de tu negocio, tanto si deseas llevar a cabo una ampliación, como si debes enfrentarte a un problema de liquidez puntual. Líneas de inversión, garantías y avales para hacer crecer tu negocio, sea cual sea su figura fiscal.

Además, recuerda que, en nuestra web, ponemos a disposición de todas las cooperativas de la región la posibilidad de solicitar ayuda y apoyo financiero por parte de Caixa Popular, una cooperativa de crédito con más de 40 años de historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escrito el 14 de Diciembre de 2021